Benjamin Graham Security Analysis: 5 Claves principales

Benjamin Graham Security Analysis

✏ Contenidos

«Security Analysis» es un libro escrito por Benjamín Graham y David Dodd en 1934, es considerado uno de los libros de inversión más influyentes de todos los tiempos, a continuación presentamos las 5 claves principales del libro.

Clave Número 1: Inversión frente a especulación

¿Cuál es la diferencia entre un inversor y un especulador?

¿Es que el primero lleva corbata y trabaja en una oficina de lujo en una calle elegante de ciudades como Nueva York, Londres o Estocolmo, y el segundo se juega la hipoteca en el casino?

No, creo que necesitamos una definición más útil que esa.

Distinguir entre inversión y especulación está en el corazón mismo del análisis de valores, porque es

absolutamente esencial para la rentabilidad de su cartera saber a qué se dedica.

De hecho, Benjamin Graham llamaría especuladores a la mayoría de los mencionados, especuladores de Wall Street. 

Es sólo que cubren muy bien sus apuestas con «especulación en acciones de empresas fuertes».

Esto es lo que dicen Benjamin Graham y David Dodd «Una operación de inversión es aquella que, tras un análisis exhaustivo, promete seguridad de principio y un rendimiento satisfactorio. Las operaciones que no cumplen estos requisitos son especulativas».

Benjamin Graham se remarca la importancia de realizar un estudio cuidadoso de los hechos disponibles, para extraer conclusiones de ello con lógica sólida y basándose en principios establecidos.

Por ejemplo, comprar Netflix a un precio de 140 veces sus mayores beneficios anuales declarados es especulación, no inversión, ya que la valoración se basa claramente en expectativas sobre el futuro, más que en hechos disponibles.

La «seguridad» en los mercados de valores nunca puede alcanzarse en todas las circunstancias, pero el inversor debe protegerse en todas las condiciones normales o razonablemente probables.

Benjamin Graham es famoso por acuñar la expresión «margen de seguridad», que permite protegerse insistiendo en que el valor de un título debe comprarse sólo cuando pueda obtenerse con un margen respecto al precio.

Por ejemplo, comprar Apple a 210 dólares por acción, si crees que en realidad vale 220 dólares por acción, se consideraría especulación.

En resumen, una operación de inversión es aquella que puede justificarse por motivos tanto cuantitativos como cualitativos.

Clave Número 2: Clasificación de los valores

Ahora ya tenemos una breve idea de la diferencia entre una inversión y una especulación.

No obstante, existen muchos tipos de valores que pueden considerarse inversión, y a continuación los describiremos brevemente.

La clasificación tradicional es:

  • Bonos
  • Acciones preferentes
  • Acciones ordinarias

Los bonos tienen un derecho incondicional al pago de un interés fijo, y un derecho incondicional al reembolso del préstamo (o principal), pero ningún otro derecho de participación ni en los activos ni en los beneficios.

Una acción preferente, a pesar de su nombre, se parece más a un bono que a una acción.

Tiene un dividendo declarado, pero no pagan nada si las acciones ordinarias tampoco reciben nada.

Tiene derecho a su capital si la empresa quiebra y recibe el dinero antes que cualquier accionista ordinario.

Al igual que la obligación, no participa en los beneficios extraordinarios obtenidos por la empresa.

Las acciones ordinarias tienen derecho a todos los activos y beneficios por encima de todo lo pagado a los tenedores de bonos y acciones preferentes.

Esta clase de valores es a la que la gente suele referirse cuando habla de «acciones».

Como a las acciones ordinarias básicamente no se les promete nada, muchos piensan erróneamente que las acciones son siempre especulativas, y que los bonos son siempre inversiones. 

Esto no es cierto.

Al tenedor de un bono se le promete que se le reembolsará, pero esa promesa sólo es tan buena como la situación financiera de la empresa que lo emite.

En lugar de organizar los valores según sus títulos, Benjamin Graham sugiere que los valores deben organizarse en función de su comportamiento normal después de la compra.

¿Por qué?

Porque entonces, las categorías pueden tratarse de forma similar desde una perspectiva de inversión.

La sugerencia es la siguiente:

Primera categoría:

La primera categoría está formada por valores del tipo valor fijo. Está formada por bonos y acciones preferentes, y se parte de la base de que más o menos debería poder olvidarse de ellos y cobrar los pagos de intereses.

Segunda categoría:

La segunda categoría se compone de títulos de valor variable.

Se divide en dos partes:

Emisiones de alta calidad, pero que al mismo tiempo tienen posibilidades de beneficios, como los bonos convertibles, y emisiones de calidad insuficiente, como las obligaciones de baja calidad y las acciones preferentes.

Tercera categoría: 

La última categoría son las acciones ordinarias.

Clave Número 3: Análisis cuantitativo frente a análisis cualitativo

En la lección número uno aprendimos que una operación de inversión debe poder justificarse tanto cuantitativa como cualitativamente.

Ahora vamos a descifrar lo que eso significa en la práctica.

Un análisis debe ser exhaustivo para que se considere una operación de inversión. 

La cuestión es que ya en los días de Graham, la oferta de información de un solo valor era típicamente más de lo que un analista podía procesar, y eso que Graham sólo vivió para ver el comienzo de la era de la información.

La oferta de información ha aumentado exponencialmente en las últimas décadas.

Un inversor sólo puede consumir una cantidad limitada de información.

Por lo tanto, la profundidad de su análisis debería depender de la cantidad invertida, ya que es un buen indicador del valor que puede añadir un análisis adicional.

Si Warren Buffett puede aumentar sus rendimientos anuales en un 1%, eso significaría unos 800 millones de dólares más de ingresos ese año. 

Si un inversor promedio puede aumentar su rendimiento en el mismo porcentaje, sólo aumentará sus ingresos en aproximadamente 1.900 dólares.

Dependiendo del tiempo que tenga que invertir para conseguir esa rentabilidad adicional, puede ser o no un tiempo bien empleado.

La información es de dos tipos: cuantitativa y cualitativa

Los datos cuantitativos pueden dividirse en: capitalización; beneficios y dividendos; activos y pasivos; y estadísticas de explotación.

Y la información cualitativa son aspectos como calidad de la gestión, preferencias y tendencias de los clientes, panorama competitivo y los cambios tecnológicos.

Este libro está muy inclinado hacia los datos cuantitativos.

Después de todo, se llama inversión en valor, y Benjamin Graham afirma que:

«Los primeros (los datos cuantitativos) son menos numerosos, más fáciles de obtener y mucho más adecuados para llegar a conclusiones definitivas y fiables».

Clave número 4: Obstáculos para el analista

Hay tres obstáculos principales que hacen que un análisis de seguridad exitoso sea más difícil de lo que podría parecer a primera vista.

Son los siguientes:

  • Datos inadecuados o incorrectos
  • Incertidumbres sobre el futuro
  • Comportamiento irracional de los mercados

Clave Número 5: Invertir es buscar casos excepcionales

Invertir parece bastante difícil. ¿Es incluso así que los factores mencionados en el consejo anterior anulan cualquier esfuerzo del analista?

La respuesta es sí. En la mayoría de los casos, pero no en todos.

El inversor inteligente tendrá que analizar un montón de empresas. 

En la mayoría de los casos, llegará a la conclusión de que sus títulos no pueden comprarse con el mencionado margen de seguridad, y al mismo tiempo producir un rendimiento satisfactorio.

Pero, con el tiempo, encontrará inversiones en las que se puedan obtener ambas cosas.

El análisis de valores no es una ciencia exacta.

Sólo se debe actuar en casos excepcionales.

Benjamin Graham da un gran ejemplo de ello en las acciones ordinarias de Wright Aeronautical, que cotizaban a 8 $ por acción allá por 1922, cuando llevaba algún tiempo ganando 2 $ por acción, y tenía más de 8 $ por acción sólo en efectivo.

Habría sido difícil en ese momento decidir si Wright Aeronautical valía 20 $ o quizás incluso 40 $, pero por suerte, eso no era necesario para concluir que era atractivo comprar las acciones a 8 $.

«Es fácil ver que un hombre pesa más de lo que debería sin saber su peso exacto».

Por eso, al comprador de valores no le debe interesar la exactitud, sino la

una exactitud razonable. 

Al fin y al cabo, el analista está tratando con datos que representan el pasado, que, como ya hemos comentado, no siempre es respetado por el futuro.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Comentarios
Artículos Relacionados
Logo Alternativo 02

No te pierdas de las novedades del mundo de las inversiones.