5 Puntos principales de: Lo más importante para invertir con sentido común – Howard Marks

Lo más importante para invertir con sentido común

✏ Contenidos

Lo más importante para invertir con sentido común de Howard Marks está entre los libros de inversión más conocidos porque en él nos da varias claves para comprender mejor el mundo de las inversiones, aquí te presentamos los puntos principales.

Punto Número 1: Riesgo: entenderlo, reconocerlo y controlarlo.

Howard dedica tres capítulos al riesgo y lo divide en: 

1. Entender el riesgo

2. Reconocer el riesgo

3. Controlar el riesgo

1. Entender el riesgo

Lo más importante es comprender el riesgo.

Hay muchas ideas equivocadas sobre el riesgo.

Por ejemplo, los activos más arriesgados no proporcionan necesariamente mayores tasas de rentabilidad.

De lo contrario, ¡no serían tan arriesgados!

El riesgo no se deriva únicamente de la debilidad de los fundamentales, por ejemplo, porque básicamente cualquier inversión comprada al precio adecuado puede ser una inversión rentable.

Determinar el valor de un activo y compararlo con su coste es lo que permite tener un margen de seguridad.

2. Reconocer el riesgo

Para obtener resultados superiores a la media, hay que saber qué riesgo conlleva un determinado activo y, a continuación, decidir si es razonable en comparación con el riesgo que el mercado expresa a través del precio del activo.

Supongamos que hay una empresa llamada Metflip, que se vende a un ratio p/e de

300. En otras palabras, el mercado está expresando que Metflip es una apuesta segura.

Sin embargo, usted no está convencido, ya que últimamente la empresa ha experimentado un aumento de la competencia.

Además, se da cuenta de que, para que Metflip alcance un ratio p/e medio de unos 20 tendrá que aumentar sus ganancias en 15 veces, que es un gran aumento, especialmente si la empresa es grande para empezar, y sobre todo si la competencia es cada vez mayor.

Este ejemplo es, por supuesto, un poco simplificado, pero el punto es que la inversión en Metflip en la valoración actual no puede considerarse una inversión, sino más bien un juego de azar.

Y lo contrario también es cierto. A un precio bajo, los resultados favorables tienen un alto rendimiento esperado y los resultados desfavorables sólo darán lugar a pequeñas pérdidas, ya que son anticipadas y ya contabilizadas en el precio de las acciones.

Una vez más, los activos de alta calidad pueden ser arriesgados, y activos de baja calidad pueden ser seguros. 

Es sólo cuestión del precio que se pague por ellos.

3. Controlar el riesgo:

El camino hacia el éxito inversor a largo plazo pasa más por el control del riesgo que por la agresividad.

A lo largo de toda una vida de inversión, el resultado tendrá más que ver con el tamaño de las pérdidas de inversión que con la magnitud de los ganadores.

Warren Buffett está en lo mismo cuando dice que «la regla número uno es no perder nunca dinero, la regla número dos es: no olvidar la regla número uno».

El hecho de que los beneficios de controlar el riesgo sólo se manifiesten en forma de pérdidas que no se materializan, dificulta su medición.

Punto Número 2: Sea consciente de estos ciclos

Los ciclos nunca dejarán de producirse. 

Si existiera un mercado completamente eficiente, y la gente tomara realmente decisiones de forma calculadora y no emocional, quizá los ciclos desaparecerían, pero eso nunca ocurrirá.

Lo más importante es ser consciente de los ciclos, ya que es una herramienta que te da ventaja frente al mercado.

Howard Marks compara el mercado con un péndulo que oscila de un lado a otro.

Los extremos son los puntos de inflexión en cada extremo.

Aunque el punto medio de su arco describe mejor la ubicación del péndulo en promedio, pasa muy poco tiempo allí.

En cambio, casi siempre oscila hacia o desde los extremos de su arco, entre la euforia y la depresión, entre la codicia y el miedo, y entre la sobrevaloración y la infravaloración.

Los ciclos se autocorrigen y se invierten por sí solos.

El éxito crea las semillas del fracaso y el fracaso crea las semillas del éxito.

Periódicamente, los inversores deciden que una tendencia no tiene fin.

Cuando los tiempos son buenos, creen que la tendencia continuará al alza para siempre, y descuidan el riesgo.

Cuando los tiempos son malos, sin embargo, se centran únicamente en los ciclos viciosos que se autoalimentan y creen que nunca acabarán.

Punto número 3: Cuidado con las influencias psicológicas

Los mayores errores de inversión no proceden de factores informativos o analíticos, sino de factores psicológicos.

Lo más importante es combatir las influencias negativas.

La codicia y el miedo, el rechazo ocasional de la lógica y la razón, la envidia,

el ego, etc, son todas fuerzas psicológicas que pueden tener poderosas influencias negativas.

Como dice el Sr. Buffett «Sé codicioso cuando los demás tengan miedo, y ten miedo cuando los demás sean codiciosos».

Esto se traduce bien en el parecido de Howard Marks con el péndulo, ¿recuerdan?

Los rasgos psicológicos son universales y se vuelven muy poderosos cuando afectan a un grupo, lo que se denomina comportamiento de rebaño, y esto puede hacer que poblaciones enteras tomen malas decisiones.

Es importante que trates de mirar el mercado desde un punto de vista sobrio y

evitar invertir cuando te sientas codicioso, envidioso o temeroso.

Punto número 4: No seas una oveja en un rebaño

«Comprar cuando los demás están desanimados vendiendo y vender cuando los demás están eufóricos comprando, requiere el mayor valor, pero proporciona los mayores beneficios.” Sir John Templeton

Lo más importante es el contrarianismo.

Mientras que la mayoría de los inversores se limitan a seguir la tendencia actual, los mejores inversores muchas veces hacen justo lo contrario.

Cuando hay un amplio consenso entre la comunidad inversora, significa que la mayoría de los inversores ya han actuado, y el precio actual refleja esas acciones.

Si muchos inversores han comprado una acción porque las condiciones actuales se perciben como buenas, el precio es entonces alto.

Esto deja mucho riesgo, pero sólo una pequeña subida.

Lo contrario también es cierto: si el consenso del mercado percibe que una empresa se encuentra en una posición desfavorable, el precio suele ser bajo, lo que reduce el riesgo y proporciona una gran recompensa potencial si hubiera alguna noticia favorable.

Sin embargo, operar siempre a contracorriente no es tarea fácil.

En la primera fase, debe aplicar un pensamiento de segundo nivel y emitir un juicio que contradiga al de sus compañeros.

Esto requiere tanto conocimientos como confianza.

En segundo lugar, hay que tener aguante porque puede que tus predicciones no se cumplan directamente.

Charlie Munger, dice:

«Se supone que invertir no es fácil. Cualquiera que lo encuentre fácil es estúpido».

Punto número 5: El papel del azar

«El azar contribuye a (o destroza) los registros de inversión en un grado que pocas personas aprecian plenamente. En consecuencia, a menudo se subestiman los peligros que acechan a las estrategias que hasta ahora han tenido éxito».

Lo más importante es apreciar el papel de la suerte.

No se puede juzgar la idoneidad de una decisión de inversión basándose en el resultado, lo que también es una regla para la vida en general.

A veces, las buenas decisiones producen malos resultados, y a veces las malas decisiones producen buenos resultados.

Es bastante común que los inversores construyan sus carteras con el fin de maximizar los beneficios, basándose en sus previsiones sobre lo desconocido.

Si, por azar, sus previsiones son correctas, se les considera genios, aunque haya sido una mala inversión que, de hecho, tenía más probabilidades de haber salido al revés.

Todos los días hay inversores que apuestan por un mercado bajista. En algún momento, algunos de ellos tendrán razón.

Pero no por ello aciertan automáticamente en sus previsiones. Puede que sólo haya sido suerte.

Un inversor inteligente invertirá de forma que limite su desventaja, pero que deje una gran ventaja.

Hay que dar prioridad a limitar la exposición al riesgo y a los acontecimientos aleatorios que podrían perjudicar gravemente los rendimientos.

Como dijo Warren Buffett: «nunca pierdas dinero». Así es como consigues que el dinero trabaje para ti. 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Comentarios
Artículos Relacionados
Logo Alternativo 02

No te pierdas de las novedades del mundo de las inversiones.