Un paso por delante de Wall Street

Claves de Un paso por delante de Wall Street - Peter Lynch

✏ Contenidos

Para Peter Lynch existe la posibilidad para un inversor promedio de superar a Wall Street en su propio juego, conoce cómo puedes hacerlo en “Un paso por delante de Wall Street”

En One up on Wall Street, el legendario inversor Peter Lynch revela cómo su enfoque amateur de la inversión le ha llevado a convertirse en uno de los inversores más exitosos de todos los tiempos.

A continuación expongo cinco de sus mayores conclusiones.

Clave número 1: ¿Por qué el inversor individual puede vencer a los profesionales?

¿Seguro que el aficionado no tiene ninguna oportunidad contra el poder de Wall Street?

¿No tiene Wall Street un montón de analistas de las mejores escuelas de la Ivy League trabajando 80 horas cada semana para encontrar acciones de oferta?

cada semana para encontrar acciones de oferta?

Seguramente no puede quedar nada para los aficionados, ¿verdad?

Según Peter Lynch, esta suposición es totalmente errónea.

De hecho, el inversor profesional tiene muchas desventajas en comparación con el aficionado. He aquí algunas de ellas.

Un gestor de éxito atraerá naturalmente mucho capital, y más capital significa menos oportunidades.

Por ejemplo, un fondo de 10.000 millones de dólares no puede invertir en una empresa con una capitalización bursátil de 10 millones de dólares y

esperar que la inversión tenga un impacto significativo en el rendimiento global del fondo.

La mediocridad es lo más seguro.

Hay un dicho en Wall Street que dice que «nunca perderás tu trabajo perdiendo el dinero de tus clientes en IBM».

Lo que significa que, si no eres más que otra oveja del rebaño, conservarás tu trabajo.

Recuerde que los gestores de fondos tienen sus propias agendas, y que ellos también son empleados con empleos que no están garantizados.

Los gestores de fondos suelen dedicar alrededor del 25% de su tiempo a explicar a las distintas partes interesadas por qué han tomado determinadas decisiones.

Trading Broker

Desgraciadamente, las acciones no son lo suficientemente comprensivas como para obtener un 25% extra por este mayor esfuerzo.

El capital depende de los clientes. Como un gestor de fondos invierte el dinero de otras personas, otras personas también deciden de cuánto dinero dispone el gestor.

El problema es que estas personas no son inversores expertos.

Tienden a retirar su dinero durante los mercados bajistas y a invertir más durante los alcistas, que es exactamente lo contrario de lo que se debería hacer.

Esto deja al gestor con el siguiente dilema:

Tiene mucho dinero para invertir cuando todo está caro, y demasiado poco cuando todo está barato.

¿Tiene el inversor particular alguna de estas desventajas?

NO.

Clave número 2: Si te gusta la tienda, lo más probable es que te gusten las acciones.

Si eres ingeniero informático, cajero en un centro comercial, músico profesional, surfista, adicto a la comida rápida o una loca de los gatos, tienes ventaja sobre Wall Street.

Espera…

¿Qué?

Te lo explicaré: Todos tenemos ciertos sectores, productos y servicios de los que sabemos más que la media.

Quizá conozcamos mejor el sector de la moda porque trabajamos en una tienda de ropa.

O quizá sepamos más de la industria del videojuego porque nosotros mismos consumimos juegos como actividad principal de ocio.

La cuestión es que todos tenemos información valiosa sobre las empresas que cotizan en bolsa a través de nuestra vida cotidiana, y se trata de información que Wall Street o bien no conoce todavía, o bien ha tenido que dedicar cientos de horas de investigación de mercado para darse cuenta.

Peter Lynch dijo célebremente que «si te gusta la tienda, lo más probable es que te gusten las acciones».

Piénselo. ¿Qué productos le gustan y utiliza de empresas que cotizan en bolsa?

Clave número 3: Las 6 categorías de inversiones en acciones.

No todas las oportunidades de inversión son iguales.

Agruparlas todas y tratarlas en consecuencia sería una estrategia tonta y no tan rentable.

Peter Lynch sostiene que existen 6 categorías diferentes de inversiones en acciones. 

Éstas son …. 

1 Empresas de crecimiento lento:

Esta empresa suele ser grande y opera en un sector maduro.

Se espera que el crecimiento de la empresa se sitúe en porcentajes de un solo dígito bajo.

Si se invierte en una empresa de este tipo, normalmente se hace por los dividendos.

A Lynch no le gusta demasiado esta categoría de valores, ya que piensa que si la empresa no va rápido a ninguna parte, tampoco lo hará el precio de sus acciones.

2 Los incondicionales:

Los incondicionales son los valores intermedios.

No son exactamente el equivalente bursátil de los guepardos, pero tampoco son caracoles.

Lo normal en esta categoría es una tasa de crecimiento de los beneficios del 10-12% anual.

En condiciones normales, conviene vender estas empresas si obtienen una ganancia rápida del 30-50%.

3 Empresas de crecimiento rápido:

Se trata de nuevas empresas agresivas, que crecen un 20% o más al año.

Suelen tener un precio superior, pero sí puede concluir que es probable que una empresa sea capaz de mantener el crecimiento durante varios años, puede ser una gran inversión.

No obstante, recuerde siempre verificar sus suposiciones sobre la tasa de crecimiento.

Por ejemplo, si Amazon puede mantener una tasa de crecimiento de sus ingresos del 30% anual durante los próximos 10 años, sus ingresos equivaldrían al PIB de Francia en 2029.

¿Es esto razonable?

4 Cíclicas:

Las empresas cíclicas son aquellas cuyos ingresos y beneficios suben y bajan con el ciclo económico.

Normalmente, producen servicios y/o productos que los consumidores pospondrán en tiempos de incertidumbre financiera.

Un ejemplo son los fabricantes de automóviles. La gente no tiene por qué cambiar de coche cada 6 años aproximadamente, aunque lo prefiera.

El momento oportuno lo es todo aquí.

Si puede identificar los primeros signos de un ciclo de auge o de recesión, tendrá ventaja.

5 Turnarounds:

Los turnarounds son víctimas potenciales, empresas con beneficios decrecientes y/o balances problemáticos.

Si la empresa no se hunde y consigue prosperar de nuevo, los propietarios de acciones se verán recompensados.

Una característica interesante de los turnarounds es que sus subidas y bajadas no están tan relacionadas con el mercado en general como el resto de categorías.

Una situación en la que una empresa ha adquirido una mala reputación temporal suele ser un caso de turnaround rentable.

6 Valor:

Las situaciones en las que el valor de la empresa indica que el mercado ha pasado por alto algo valioso que posee la empresa son jugadas de activos.

Estos activos infravalorados pueden ser: bienes inmuebles, patentes, recursos naturales, suscriptores o incluso pérdidas de la empresa (ya que son deducibles de los beneficios futuros).

Benjamin Graham era un firme defensor de este enfoque.

Era famoso por buscar empresas en las que el valor de los activos fuera superior a la capitalización bursátil de las acciones.

Luego se limitaba a esperar, hasta que el mercado bursátil se daba cuenta de su error y lo corregía.

Las 6 categorías se explican con mucho más detalle en el libro.

Al utilizar estas categorías hay que entender que las empresas pueden pertenecer a más de una de ellas a la vez.

Además, las empresas no permanecen siempre en la misma categoría. Tomemos el ejemplo de McDonald’s. 

MC DONALDS

Ha pasado de ser una empresa de crecimiento rápido, a una incondicional, a una empresa de activos y a una de crecimiento lento.

Clave número 4: 10 rasgos del tenbagger.

Un tenbagger es la expresión que Peter Lynch utiliza para describir una acción que se ha revalorizado hasta diez veces su precio de compra.

Si tienes unos cuantos de estos en tu vida inversora, te convertirás en una leyenda.

Los distintos tipos de acciones deben tratarse de forma diferente, como se indica en el punto anterior, pero también existen similitudes.

Aquí hay 10 señales positivas para una acción, independientemente de si es un juego de activos o un rápido crecimiento.

1. El nombre de la empresa es aburrido o, mejor aún, ridículo.

Estas empresas tienden a pasar desapercibidas. Los profesionales de Wall Street se lo pensarán dos veces antes de presumir de su reciente inversión en «Maui Land and Pineapple Company Incorporated».

¡Suena demasiado ridículo!

2. Hace algo aburrido.

3. Hace algo desagradable.

Mejor aún que hacer algo aburrido es hacer algo desagradable.

Un buen ejemplo es Swedish Match, que fabrica el tabaco sueco snus.

4. Las instituciones no la poseen y no la sigue ningún analista.

Este tipo de empresas aún no han sido descubiertas por los grandes, lo que les da un potencial alcista adicional.

5. Tiene algo de deprimente.

La empresa de entierros Service Cooperation International es un ejemplo clásico.

6. El sector de la empresa no está creciendo.

En los sectores de gran crecimiento, miles de personas piensan constantemente en cómo hacerse con una parte de la cuota de mercado.

Las industrias estancadas, por otro lado, no son tan propensas a la competencia.

7. Tiene un nicho.

Estas son las empresas con moats que Warren Buffett es famoso por buscar.

8. Tiene ingresos recurrentes.

El producto es una suscripción o algo que se consume para que los clientes se vean obligados a volver a por más.

TENBAGGER

9. Los iniciados compran.

Los iniciados saben más que nadie sobre la empresa.

Cuando compran, puedes estar seguro de que, como mínimo, la empresa no va a quebrar pronto.

10. La empresa recompra acciones.

Si una empresa tiene fe en sí misma, debería invertir en sí misma. Peter Lynch prefiere la recompra de acciones a los dividendos.

Clave número 5: 5 rasgos del tenbagger invertido.

Y por supuesto, también hay cosas generales que no se deben hacer, que no quieres ver en ningún tipo de empresa en la que estés invirtiendo.

1. Está en una industria caliente.

Como se mencionó anteriormente,

todo el mundo está buscando la manera de entrar en las industrias calientes.

La competencia suele ser un mal presagio para los beneficios.

2. Es «el próximo» algo.

Cuidado cuando alguien exprese que ¡Es el próximo Amazon! ¡El próximo Facebook! ¡El próximo Google! O algo similar.

Por lo general, no lo es.

3. La empresa se está diworseificando.

Algunos lo llaman diversificación, pero a Lynch le gusta referirse a ella como diworseificación. Si la empresa está adquiriendo otras empresas en sectores no relacionados, ¡aléjate!

4. Depende de un solo cliente.

Algunas empresas dependen de un solo cliente para obtener una parte significativa de sus beneficios.

Por lo general, se trata de una posición de negociación débil, y la empresa puede verse potencialmente presionada por este único cliente.

5. Es una acción susurrante.

Estas son las apuestas arriesgadas, a menudo se piensa que están a punto de hacer algo milagroso, como curar todos los tipos de cáncer,

eliminar por completo cualquier adicción o crear la paz mundial.

Una recapitulación de Wall Street:

El inversor individual puede ganar a los profesionales en su propio juego porque el juego está amañado a favor del aficionado.

Utiliza tus hábitos de consumo y tu horario de 9 a 5 para identificar oportunidades de inversión en empresas en las que tienes una ventaja sobre el resto de la comunidad inversora.

No todas las oportunidades de inversión son iguales.

Normalmente puede clasificarlas en una o más de las 6 siguientes: de crecimiento lento, incondicionales, de crecimiento rápido, cíclicos, de cambio de tendencia y/o de activos.

Hay rasgos positivos generales de una acción, como un negocio aburrido, ingresos recurrentes y compra de información privilegiada.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Comentarios
Artículos Relacionados
Logo Alternativo 02

No te pierdas de las novedades del mundo de las inversiones.