Los Secretos de la Mente Millonaria: 4 Ideas Clave

SECRETOS DE LA MENTE MILLONARIA RESUMEN

✏ Contenidos

Claves fundamentales del libro, “Secretos de la Mente Millonaria” de Harv T. Eker. Descubre las ideas más importantes de este clásico.

Idea número 1: Los ricos creen que «yo creo mi vida», los pobres creen que «la vida me sucede a mí». 

¿Quién crees que es más probable que juegue a la lotería, un rico o una persona pobre? ¡Lo adivinaste! 

Es la costumbre de un hombre pobre. La gente pobre en realidad cree que la única forma en que pueden volverse ricos es si alguien más saca su nombre de un sombrero. 

En lugar de asumir la responsabilidad, hay otras tres actividades que a los pobres les encanta hacer: culpar, justificar y quejarse.

«El juego de la culpa» es el juego favorito de los pobres.

O tal vez es un empate con una lotería… El juego de la culpa tiene un objetivo principal: ver a cuántas personas y circunstancias puedes señalar con el dedo sin siquiera mirarte a ti mismo. 

Si no hay nada que culpar, a menudo escuchará a la persona pobre racionalizar. «¡Bueno, el dinero no es realmente importante de todos modos!» 

Es obvio que no conseguiremos nunca aquello que creemos, al menos, nos forzamos a creer, que no es importante.

En cambio, lo que haría una persona rica es asumir toda la responsabilidad y ser dueño de su situación financiera.

Es importante identificar las situaciones en las que nos encontremos haciendo esto y lo modifiquemos de inmediato tomando responsabilidad y cartas en el asunto.

Idea número 2: “Las personas ricas están dispuestas a promocionarse a sí mismas y a su valor”. 

Las personas pobres piensan negativamente sobre la venta y la promoción. 

El resentimiento de la promoción es uno de los mayores obstáculos para la riqueza y si no estás dispuesto a promocionarte a tí mismo, a tu servicio y/o a tu producto, alguien más promocionará el suyo e  ignoraran el tuyo.

Eso se aplica tanto a los dueños de negocios como a aquellos que se enfocan en ascender en la escala corporativa. 

La promoción o la venta es menospreciada a los ojos de muchas personas debido a uno de los siguientes escenarios: 

  • Es posible que haya tenido una mala experiencia con personas que le promovieron de manera inapropiada antes o te has sentido incómodo por la forma en la que alguien ha intentado venderte. En cualquier caso, debes reconocer que esta experiencia es cosa del pasado y que quizás no te esté sirviendo pensar en ello hoy… 
  • Es posible que hayas sido rechazado por completo en el pasado cuando intentaste vender a alguien. 
  • Es posible que te hayan enseñado que la autopromoción es mala y que reconocer a los demás es más noble. Puedes sentir que la venta es algo que está «por debajo» de ti, pensando que basta con tener un buen producto o servicio, y esto es un gran error.

Idea Número 3: Las personas ricas son excelentes receptores. Los pobres son malos receptores. 

Según Harv Eker, la razón número uno por la que las personas no alcanzan todo su potencial financiero es la siguiente: son malos receptores. 

¡Y debido a que son pobres en recibir, no lo hacen! A las personas les falta esta habilidad porque la peligrosa sustancia «no soy lo suficientemente bueno» corre por sus venas. 

Las personas que se ven afectadas por esto deben darse cuenta de que ser digno o lo suficientemente bueno es 100% subjetivo. ¿Crees que Donald Trump es digno de ser el presidente de los Estados Unidos? 

Bueno, mucha gente lo hace! Y mucha gente no. ¿Crees que el propio Donald Trump cree que es digno de ser presidente? ¡Por supuesto que lo hace! Él nunca habría recibido la oportunidad si no lo hubiera pensado. Otra razón por la que a la gente le resulta difícil recibir es por el viejo dicho de que es mejor dar que recibir. Quien dijo esto debe haber sido malo en matemáticas. ¡Por cada dador, debe haber un receptor!

Dar y recibir son dos caras de la misma moneda y ninguna está más herida que la otra. Puedes practicar financieramente para convertirte en un excelente receptor al serlo también en otras áreas de tu vida. Por ejemplo, cuando alguien te haga un cumplido, práctica simplemente diciendo un simple «gracias». 

Idea Número 4: Las personas ricas eligen que les paguen en función de los resultados. Los pobres eligen que les paguen en función del tiempo. 

Los pobres prefieren que se les pague un salario fijo mensual o por hora. ¿Por qué? Porque tienen miedo de ganar de acuerdo con su desempeño y probar su verdadero valor en el mercado. 

Pero esta seguridad de un salario mensual o por hora garantizado tiene un precio, y ese precio es su riqueza. 

El hecho de que estén intercambiando su tiempo por dinero a una tasa fija, y que el tiempo sea limitado, establece un techo en sus ingresos. ¡Nunca tengas un techo en tus ingresos!

La gente rica, por otro lado, tiene flujos de ingresos tales como negocios, comisiones, opciones sobre acciones y participación en las ganancias.

Ten en cuenta que estos ingresos no tienen techo. Los ricos creen en sí mismos. Creen en su valor y en su capacidad para cumplir. Los pobres no, y por eso necesitan garantías en forma de salarios fijos mensuales. 

Estas fueron las ideas principales del libro “Secretos de la Mente Millonaria”.

Recuerda que tú creas tu propia vida. No tengas miedo ni menosprecies la promoción de ti mismo. Sé un buen receptor, y trabaja para mejorar los resultados que obtienes.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Comentarios
Artículos Relacionados
Logo Alternativo 02

No te pierdas de las novedades del mundo de las inversiones.