¿Cómo construir una fortuna con poco capital?

✏ Contenidos

Numerosas personas aspiran a forjar una fortuna que les otorgue confort, seguridad y libertad en su estilo de vida. Sin embargo, no todos disponen de un capital sustancial para iniciar el proceso de inversión y generación de riqueza. Surge la interrogante: ¿Es posible construir una fortuna con recursos financieros limitados? La respuesta afirmativa radica en la implementación de estrategias específicas que faciliten el ahorro, la inversión y el crecimiento del capital. En este artículo, examinaremos tres de estas estrategias que tienen el potencial de propiciar la construcción de una fortuna, incluso con recursos financieros modestos.

Ahorrar de forma inteligente

El primer paso para construir una fortuna con poco capital es ahorrar de forma inteligente. Esto significa que debemos tener un presupuesto que nos permita controlar nuestros ingresos y gastos, y que nos ayude a destinar una parte de nuestro dinero al ahorro. Un buen método para ahorrar es el de pagar primero, es decir, que cada vez que recibamos un ingreso, lo primero que hagamos sea separar una cantidad para el ahorro, y luego usar el resto para cubrir nuestros gastos. De esta forma, nos aseguramos de ahorrar de forma constante y automática

Algunos consejos y tips para ahorrar de forma inteligente más rápido son:

•  Establecer un objetivo de ahorro SMART. SMART significa específico, medible, alcanzable, relevante y temporal. Es decir, debemos definir nuestro objetivo de ahorro con claridad, con una cantidad y un plazo concretos, que sean realistas y que nos importen. Por ejemplo, en vez de decir «quiero ahorrar para viajar», podemos decir «quiero ahorrar 2.000 dolares en un año para ir a París».

•  Aplicar el método 50/30/20. Este método consiste en dividir nuestros ingresos en tres partes: el 50% para los gastos esenciales, como la vivienda, la alimentación o el transporte; el 30% para los gastos personales, como la ropa, el ocio o los caprichos; y el 20% para el ahorro y la inversión. De esta forma, podemos ahorrar de forma automática y equilibrada, sin descuidar nuestras necesidades ni nuestros gustos.

•  Usar herramientas o aplicaciones que nos ayuden a ahorrar. Existen muchas herramientas o aplicaciones que nos pueden facilitar el ahorro, como las que nos permiten hacer un presupuesto, las que nos ayudan a controlar nuestros gastos, las que nos ofrecen consejos o retos para ahorrar, o las que nos permiten redondear nuestras compras y ahorrar la diferencia. Algunas de estas herramientas o aplicaciones son [Fintonic], [Mint], [Goin] o [Acorns].

2. Invertir de forma rentable

El segundo paso para construir una fortuna con poco capital es invertir de forma rentable. Esto significa que debemos hacer que nuestro dinero trabaje por nosotros y nos genere unos ingresos adicionales. Para ello, debemos buscar inversiones que nos ofrezcan una buena rentabilidad, es decir, que nos den un beneficio superior al que podríamos obtener con otras opciones, como una cuenta de ahorro o un depósito. También debemos buscar inversiones que nos ofrezcan una buena seguridad, es decir, que nos den una garantía de recuperar nuestro capital o de no perderlo todo.

•  Conoce bien el producto y los activos donde inviertes. Antes de invertir tu dinero, debes informarte sobre las características, los riesgos y las oportunidades de cada inversión. No inviertas en aquello que no conozcas o que no entiendas. Busca fuentes oficiales y contrastadas para obtener información veraz y actualizada.

•  Invierte de forma periódica. Una buena forma de invertir de forma rentable es hacerlo de forma constante y regular, aprovechando el efecto del interés compuesto. Puedes establecer una cantidad fija que destines cada mes o cada trimestre a tu cartera de inversión, y así ir aumentando tu capital y tu rentabilidad a largo plazo

 Conoce para qué inviertes. Debes tener claro cuáles son tus objetivos financieros, tu horizonte temporal y tu perfil de riesgo. Así, podrás elegir las inversiones que mejor se adapten a tus necesidades y expectativas, y evitar las que te puedan causar estrés o frustración

•  Ten en cuenta la fiscalidad. La rentabilidad de una inversión no solo depende de su rendimiento, sino también de los impuestos que debas pagar por ella. Por eso, debes informarte sobre la tributación de cada inversión, y buscar las opciones que te permitan optimizar tu carga fiscal. Por ejemplo, puedes aprovechar las ventajas fiscales de los planes de pensiones.

•  Diversifica tu cartera. No pongas todos los huevos en la misma cesta. Reparte tu dinero entre diferentes tipos de inversiones, sectores y regiones, para reducir el riesgo de perder todo tu dinero si una de las inversiones falla, y para aprovechar las oportunidades que te ofrezca el mercado

3. Multiplicar el dinero

El tercer paso para construir una fortuna con poco capital es multiplicar el dinero. Esto significa que debemos aprovechar el efecto del interés compuesto, que hace que nuestro dinero se incremente gracias a la reinversión de los beneficios, y que debemos buscar fuentes de ingresos pasivos o residuales, que no dependan de nuestro tiempo o esfuerzo. Para ello, debemos seguir las siguientes estrategias:

•  Invertir a largo plazo. Debemos tener una visión de futuro y no dejarnos llevar por la impaciencia o la codicia. A largo plazo, las inversiones suelen ofrecer una mayor rentabilidad y una menor volatilidad, es decir, que sufren menos variaciones de precio. Además, a largo plazo, el interés compuesto hace que nuestro dinero se multiplique de forma exponencial, ya que cada vez tenemos más capital para generar más beneficios.

•  Crear un negocio. Debemos buscar una idea de negocio que nos apasione y que aporte valor a otras personas. Un negocio puede ser una fuente de ingresos pasivos o residuales si logramos automatizarlo, delegarlo o escalarlo, es decir, si conseguimos que funcione sin nuestra intervención directa, que lo haga otra persona o equipo por nosotros, o que se pueda replicar o ampliar a más clientes o mercados. Un negocio también puede ser una forma de multiplicar nuestro dinero si logramos venderlo o traspasarlo a un precio superior al que lo creamos o compramos.

Conclusión

Construir una fortuna con poco capital es posible si seguimos las tres estrategias que hemos visto en este artículo: ahorrar de forma inteligente, invertir de forma rentable y multiplicar el dinero. Estas estrategias nos permitirán aumentar nuestro patrimonio y alcanzar nuestros objetivos financieros. Sin embargo, debemos tener en cuenta que construir una fortuna con poco capital no es algo que se logre de la noche a la mañana, sino que requiere de tiempo, esfuerzo, disciplina y constancia. Por eso, debemos ser pacientes, perseverantes y positivos, y no rendirnos ante las dificultades o los obstáculos que podamos encontrar en el camino.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Comentarios
Artículos Relacionados
Logo Alternativo 02

No te pierdas de las novedades del mundo de las inversiones.